Familia pierde negocio, 8 miembros por el COVID-19

Coronavirus test
Photo credit iStock / Getty Images Plus
By RADIO.COM

El sueño americano se convirtió en una pesadilla cuando la pandemia del coronavirus empezó en los Estados Unidos para una familia hispana.

En 10 años, los Aguirre, una familia en Phoenix, Arizona, empezaron su negocio vendiendo tamales desde su camioneta, luego expandieron a un camión de comida, y eventualmente empezaron su propia compañía de catering llamada Tamales y Tacos Puebla.

Pero cuando la pandemia del coronavirus empezó, medidas de mitigación causaron que sus clientes cancelaran sus eventos, y en turno, cancelaran sus órdenes con la compañía de los Aguirre.

Ricardo Aguirre dice que cocinar está en el ADN de su familia, y que el plato insignia de su camión de comida es una receta familiar, pero ni eso pudo conservar sus clientes, y que tuvieron que cancelar todo su trabajo para el año y perder los depósitos de los clientes.

El hombre de 42 años le dijo a CNN que “literalmente en segundos vi a mi supervivencia desaparecer.”

Sin dinero, su camión de comida fue embargado y perdieron su cocina de preparación. Con la esperanza de que podían estabilizarse para el cinco de mayo, Aguirre empezó una cuenta de GoFundMe para pedirle ayuda a la comunidad.

Pero en mayo, el coronavirus cobró otra carga. Un miembro de la familia se enfermó con el virus, luego otro, hasta que eventualmente ocho parientes de Aguirre, incluyendo su padre, murieron.

“No quiero llorar, porque sé que Dios tiene algo mejor para mi,” dijo Aguirre. “Me siento tan incompetente.”

Aguirre, su esposa, sus padres, y dos de sus tres hijos dieron positivo para el virus. Su madre y su padre fueron hospitalizado e intubados, y su padre murió el 11 de septiembre de COVID-19.

“Fue muy difícil porque siempre hacíamos todo juntos,” explicó Aguirre. “42 años de estar a su lado.”

Aunque la madre de Aguirre sobrevivió, todavía tiene problemas en los pulmones, y su hijo dice que está como al “60, 65 por ciento mejor, pero aquí está.”

Aguirre no sabe como se infectaron, porque todos usaban mascarilla y desinfectante de manos.

Porque no tenían seguro médico, ahora tienen cuentas médicas de casi un millón de dólares.

Ahora Aguirre está tratando de decidir qué hará próximamente, porque con una madre enferma y una esposa embarazada en casa, tiene miedo de que una segunda ola cierre su negocio de nuevo si trata de abrir otra vez.

“Estábamos listos para tener un bebé, porque sentíamos que estábamos preparados financieramente, y estábamos listos emocionalmente para cuidar a otra persona,” compartió Aguirre. “Ahora, con todo esto, solo le pido a Dios que me dé la fuerza para seguir adelante.”

Entérate de todo lo que tienes que saber en RADIO.COM Latino
ESCUCHA YA en la aplicación de RADIO.COM
Sigue RADIO.COM
Facebook | Twitter | Instagram